Ultimas
Inicio » Chiapas » CONTINÚA HUELGA DE HAMBRE EN PENAL No 5 DE SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS CHIAPAS

CONTINÚA HUELGA DE HAMBRE EN PENAL No 5 DE SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS CHIAPAS

Violaciones a los derechos humanos en el sistema carcelario en Chiapas

Informe especial

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, a 1° de febrero de 2011

Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A.C.

 

I. Presentación

Durante el 2010 el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (en adelante Frayba) recibió 17 denuncias de presos/as y familiares, firmadas por un total de 2 mil 142 personas. Asimismo, se han documentaron los testimonios de 24 familiares de presos/as que denuncian diversas acciones y omisiones que funcionarios encargados de los Centros Penitenciarios ejercen, predominando la afectación directa a mujeres, niños y niñas que son sometidas a tratos crueles inhumanos y degradantes al momento de ingresar a las cárceles para visitar sus familiares.

En el transcurso del 2010, el Frayba ha recibido denuncias de preso/as y de familiares de éstos sobre tratos o penas crueles inhumanos y degradantes, así como tortura, que viven a diario en los Centros Penitenciarios del estado de Chiapas en los municipios de Cintalapa, Comitán de Domínguez, Copainalá, Motozintla, Pichucalco, Ocosingo, Tonalá y San Cristóbal de Las Casas. El gobierno del estado de Chiapas incumple su obligación de garantizar y proteger la vida, así como la integridad física y psicológica de las personas ahí recluidas.

El artículo 5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos enuncia que:

“Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.”

 Este mismo principio está contemplado en otros instrumentos internacionales firmados y ratificados por el Estado mexicano como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, entre otros.

Independientemente de los delitos que hayan cometido los reclusos, estos derechos son inderogables y no pueden ser restringidos por argumentos de seguridad o peligro. El hecho que hayan sido condenados por delitos no significa que han de ser privados de derechos que se garantizan a todas y todos1. Las lesiones, sufrimientos, daños a la salud o perjuicios sufridos por una persona mientras se encuentra privada de libertad pueden llegar a constituir una forma de pena cruel cuando, debido a las condiciones de encierro, exista un deterioro de la integridad física, psíquica y moral2.

Las principales violaciones a los derechos humanos que fueron documentadas son:

  • · Hacinamiento;
  • · Tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes producto de la violencia y las malas condiciones de detención;
  • · Infraestructura y condiciones higiénicas y sanitarias deficientes;
  • · Falta o insuficiencia de atención médica;
  • · Escasez y/o inadecuada calidad de alimentos;
  • · Inseguridad jurídica de las personas privadas de su libertad incluyendo la falta a un recurso efectivo ante la ley;
  • · Falta de acceso a la educación, trabajo y recreación;
  • · Traslados forzados;
  • · Desnudez forzada;
  • · Violencia sexual.

 

1 Organización Internacional del Trabajo, OIT, Informe de Comisión de Expertos, parr. 145, 2001

2 Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), Caso del Penal Miguel Castro y Castro vs Perú, Sentencia de 25 de noviembre de 2006 Fondo, Reparaciones y Costas

III. Violación sistemática de los Derechos Humanos en el sistema penitenciario de Chiapas  

Después de documentar de forma minuciosa y exhaustiva, este Centro de Derechos Humanos confirma que existe una violación sistemática de los Derechos Humanos en el sistema penitenciario de Chiapas. Existen reglas y estándares mínimos universalmente reconocidos que el Estado mexicano tiene la obligación de respetar para garantizar condiciones de vida digna a las personas privadas de su libertad, como son los: Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de la Libertad en las Américas y Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos, entre otros. En varias ocasiones la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) ha manifestado su preocupación por las situaciones carcelarias en los países de América Latina, reiterando a los Estado Partes su obligación de implementar condiciones para el trato humano de las personas privadas de su libertad3.

De los casos antes mencionados, el Frayba ubica una serie de violaciones sistemáticas a los derechos de los/las recluso/as en el estado de Chiapas que en sí constituyen Tortura, de acuerdo a la jurisprudencia establecida por la Corte IDH:

Tortura: Lo/as interno/as están sufriendo formas de tortura psicológica al estar sometidos a aislamientos, desnudo forzado, humillación cultural y sexual. Es importante resaltar que la Corte IDH ha señalado que: “…la detención en condiciones de hacinamiento, el aislamiento en celda reducida, con falta de ventilación y luz natural, sin lecho para el reposo ni condiciones adecuadas de higiene, y la incomunicación o las restricciones indebidas al régimen de visitas constituyen una violación a la integridad personal.” Asimismo, se ha reconocido que las amenazas y el peligro real de someter a una persona a lesiones físicas puede ser considerado como tortura psicológica4.

Violencia hacia las mujeres: Los instrumentos internacionales enfatizan el derecho de las mujeres a tener una vida libre de violencia y a no sufrir ningún acto de tortura. Cabe mencionar que la jurisprudencia internacional ha manifestado que “…la violencia sexual se configura con acciones de naturaleza sexual que se cometen en una persona sin su consentimiento, que además de comprender la invasión física del cuerpo humano, pueden incluir actos que no involucren penetración o incluso contacto físico alguno.” Las inspecciones vaginales que las autoridades penitenciarias están imponiendo consisten en violencia sexual y por lo mismo es considerado tortura, sancionados por los tratados internacionales en la materia.5

Violencia hacia los/las niño/as: En cuanto a la protección de los niños y las niñas que visitan a sus familiares en los Centros Penitenciarios, se desprende de la Convención sobre los Derechos del Niño, que podrán mantener contactos y relaciones personales con sus padres, y que no serán sometidos a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes. Situación que en los CERSS las autoridades penitenciarias están violentando la integridad física y psicológica del niño.

3Corte IDH, Caso “Instituto de Reeducación del Menor”. Sentencia de 2 de septiembre de 2004. Serie C No. 112, párr. 159

4Corte IDH, Caso del Penal Miguel Castro y Castro vs Perú, Sentencia de 25 de noviembre de 2006 Fondo, Reparaciones y Costas

5Corte IDH, Caso del Penal Miguel Castro y Castro vs Perú, Sentencia de 25 de noviembre de 2006 Fondo, Reparaciones y Costas

Derechos y restricciones: Las personas privadas de la libertad pueden gozar de los mismos derechos reconocidos a toda persona en los instrumentos internacionales con la limitación inherente a su condición de persona privada de libertad.

Alimentación y Agua: Las personas privadas de libertad tienen el derecho a recibir una alimentación adecuada tanto en cantidad, calidad y condición de higiene, asimismo tienen el derecho de poder consumir agua potable. La suspensión o limitación de alimentos y agua como medida disciplinaria está prohibida.

 Salud: El Comité de Derechos Humanos considera que la obligación de tratar a las personas con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano comprende, entre otras cosas, la prestación de cuidados médicos adecuados6.

Traslados: Los traslados de los/las interno/as en ningún momento pueden efectuarse como forma de castigo, represión o discriminación. En caso de realizarse un traslado, éste debe ser autorizado por las autoridades competentes tomando en cuenta la necesidad de cercanía con la familia, la comunidad, el defensor legal y el tribunal u otro órgano del Estado que conozca el caso. Los traslados siempre deberán ser realizados con el debido respecto a los derechos humanos y a la dignidad humana.

Contacto con el mundo exterior: El estar privado de su libertad no significa que los/las interno/as no puedan permanecer en contacto con el mundo exterior. A fin de garantizar este derecho y la integridad psicológica de las personas privadas de libertad, éstas tienen el derecho de recibir y enviar correspondencia, así como tener visitas periódicas de sus familiares y otras personas, especialmente de su padre, madre, hijos e hijas, y con sus parejas. No se les puede impedir, presentar quejas dirigidas a cualquier organismo correspondiente.

Condiciones de higiene: De los testimonios recabados se evidencia que los CERSS no cumplen con las condiciones de higiene suficientes para asegurar el respecto a la dignidad humana de los/las recluso/as. Este derecho incluye el poder tener acceso a productos básicos de higiene y agua para su aseo personal. Es importante que las mujeres y las niñas puedan tener los artículos indispensables para las necesidades sanitarias propias de su sexo.

Condiciones de albergue: Las personas privadas de su libertad tienen el derecho a vivir en un espacio digno. Para este efecto algunas condiciones mínimas se tienen que respetar, como son: un espacio suficiente, exposición diaria a la luz natural, ventilación y calefacción apropiadas, tener una cama individual, ropa de cama apropiada, y las demás condiciones indispensables para el descanso nocturno. Las personas enfermas, discapacitadas, los/las niño/as, las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los adultos mayores, entre otras, tienen derechos a vivir en instalaciones adecuadas a su condición.

6Comité de Derechos Humanos, caso Kelly Paul c. Jamaica, parr. 5.7 1991

 

Disciplina y sanciones: En cuanto a las sanciones disciplinarias en los CERSS, están prohibidos las penas corporales, encierro en celda oscura, así como toda sanción cruel, inhumana o degradante. La Corte IDH ha indicado que el aislamiento prolongado y la incomunicación son, por sí mismos, tratamientos crueles e inhumanos7.

Registros corporales: Se están llevando en varios Centros Penitenciarios registros corporales incompatibles con los derechos humanos, en efecto está establecido que:  “Los registros corporales a la personas privadas de libertad y a los visitantes de los lugares de privación de libertad se practicarán en condiciones sanitarias adecuadas, por personal calificado del mismo sexo, y deberán ser compatibles con la dignidad humana y con el respeto a los derechos fundamentales”. Cabe mencionar que los registros vaginales y anales que han sido denunciados están prohibidos puesto que, como lo hemos mencionado antes, las revisiones constituyen violencia sexual y por lo tanto tortura.

Trato humano: Las personas privadas de libertad tienen el derecho a ser tratadas humanamente, y con el debido respeto a su dignidad humana, a sus derechos y garantías fundamentales. Es de suma importancia que puedan vivir en condiciones mínimas para la garantía y el respecto a su vida e integridad física y psicológica.

Ante esta situación denunciada por los/las internos/as y familiares, la respuesta de las autoridades encargadas de los CERSS han sido el negar la situación aquí descrita, justificar su acción de represión a través de denostar las manifestaciones de protestas, calificándolas de actos “vandálicos” y que por lo tanto ellos están actuando para poner “orden”.

7 Corte IDH, Caso del Penal Miguel Castro y Castro vs Perú, Sentencia de 25 de noviembre de 2006 Fondo, Reparaciones y Costas

Ante ello el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas considera que: 

  • · Deben de cesar de inmediato los tratos crueles, inhumanos y degradantes y los actos de tortura que prevalecen en las prisiones del estado de Chiapas.
  • · Qué se respete a las familias y visitantes de los/las interno/as de acuerdo a su dignidad humana.
  • · Qué la información sobre los derechos, obligaciones y prohibiciones que tiene el interno se proporcionen de forma clara y pronta, ya que hay una falta de conocimiento y, por lo tanto, aislamiento en cuanto a la información.
  • · Se realice una investigación pronta y efectiva de los funcionarios de todos los niveles que están cometiendo estas violaciones a los derechos humanos.
  • · Se haga pública la situación real de los CERSS en Chiapas y se permita a observadores nacionales e internacionales verificar el estado y condiciones de las mismas.

MÁS INFORMACIÓN:

http://www.redtdt.org.mx/media/descargables/110201_situacion_carcelaria-1_1.pdf

 

ANTECEDENTES HUELGA DE HAMBRE:

http://chiapasdenuncia.blogspot.com/2011/09/en-huelga-de-hambre-adherentes-de-la.html

http://www.pozol.org/?p=2891

 

.

Acerca de POZOL COLECTIVO

Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top