Ultimas
Inicio » Uncategorized » Carta a los jóvenes que resisten

Carta a los jóvenes que resisten

Xalapa de Orwell

La presente es para agradecerles las lecciones de dignidad que han dado cada vez que han alzado su voz contra las injusticias en esta dormilona ciudad de Xalapa.

En medio de la mortífera rutina de las oficinas, los oficios, los boletines y las genuflexiones, el producto interno bruto de la capital del estado, ustedes, muchachas y muchachos que han luchado por evitar que el representante de las empresas privadas del  transporte se sirva, desde el  gobierno y con la cuchara grande, el aumento que él mismo decida, ustedes representan la dignidad de su universidad, de la ciudad y del estado de Veracruz.

No es porque no haya otros actores, indígenas, campesinos, mujeres, niñas y niños, que día a día construyen en medio de la destrucción organizada que es el gobierno en México, en todos los niveles. Es porque ustedes lo hacen en medio del espionaje, la tentación de la cooptación, el linchamiento mediático, la indiferencia de las autoridades de su universidad (que prefieren defender a Granjas Carroll que a sus estudiantes más dignos), y contra las presiones del gobierno y quizá hasta de sus propias familias.

Cuando uno mira a las personas de su generación callar ante su generosidad (pedir algo que no es sólo para ustedes, sino para todos, incluidos los hijos e hijas de quienes los amenazan y acosan), su rebeldía, irreverencia, su energía e insumisión, da un mucho de pena tener más de treinta años como los viejos que los persiguen.

Quienes los reprimen y les cierran las puertas al acceso a sus derechos son herederos directos de los Echeverrías, los Díaz Ordaz, los Gutiérrez Barrios, que cubrieron de ignominia estos suelos.

Para vergüenza de quienes cada año echan su perorata ritual sobre el 68, quienes no construyeron más que el IFE y el Consejo Estatal Electoral, principalmente como una fuente de hueso más que como una institución de democracia, los herederos del 68 (el de México, el de Francia, el de todo el planeta) no son ellos (que terminaron pareciéndose a la momiza que criticaron) sino ustedes.

Porque hay que ser caraduras para enseñarles que la raíz cuadrada, que la regla de tres compuesta, que la biografía de Juárez o decirles que hay que leer a Spinoza, Nietzsche, Marx, Darwin, Chomsky, Negri, Wallerstein o Bordieu y luego hacerse los occisos ante sus justas demandas y no alzar la voz cuando los criminaliza el ex panista Buganza, convertido en brazo ejecutor del priismo, los demoniza la prensa provinciana que nos incomunica y los amenazan con acciones penales e incluso administrativas dentro de su universidad.

La verdad, si entre los adultos que todavía no dejamos de creer en el ser humano para buscar el refugio en el yoga y la meditación trascendental hay alguien que quiera aprender, lo puede hacer de ustedes y no de los soporíferos discursos de sus profesores, quienes no han sido capaces hasta ahora de salir en su defensa.

Sé que ustedes no necesitan de esta carta (la necesitan más los viejos que los dejan solos), pero la hago porque de verdad sería una ingratitud no responder de alguna manera a su grito de vida, de alegría, de sana rebeldía.

Y ya que he tenido la desvergüenza de escribirla, aprovecho estas líneas para desearles suerte, es decir, que el tiempo y la vejez no se salga con la suya, que no acaben convertidos en unos burócratas inútiles como quienes ahora los persiguen (aunque algunos de sus cómplices tienen la edad de ustedes, y ustedes saben a quiénes me refiero, pero siempre hay excepciones que ponen a prueba la regla), sino que su juventud se quede viva, aun bajo la piel arrugada, porque el mundo que les estamos heredando necesita reconstrucción total.

Tal vez ustedes no conocen, porque no es su obligación, una canción que cantó la difunta Mercedes Sosa y que me parece que escribió la poeta Violeta Parra, Me gustan los estudiantes. Con imágenes de los jóvenes británicos, italianos y chilenos (Violeta era chilena), está en esa especie de Aleph que ustedes conocen mejor que yo, el You Tube: http://www.youtube.com/watch?v=wr93mTZ8K9A

Ustedes son como dijo la poeta “el pan que saldrá del horno con toda su sabrosura” y no el PAN que saldrá de la mano del PRI, el PRD y demás colores. Quizá ellos no probaron como ustedes la alegría de vivir, de ser solidarios, de desear un mundo mejor. Nacieron, crecieron y seguirán con su código de barras tatuado en el alma que les hace contestar “yes, boss”.  Por ustedes, quizá, se compensa que la humanidad haya producido seres tan grises como ellos. Salud.

 

http://zapateando.wordpress.com/2011/08/19/carta-a-los-jovenes-que-resisten/

.

Acerca de POZOL COLECTIVO

Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top