Ultimas
Inicio » Chiapas » México: Reconciliación o Verdad y Justicia. Sergio Rodríguez Lazcano
México: Reconciliación o Verdad y Justicia. Sergio Rodríguez Lazcano

México: Reconciliación o Verdad y Justicia. Sergio Rodríguez Lazcano

Sergio Rodríguez Lazcano

Un comentario estrictamente personal:

Reconciliación o Verdad y Justicia

El día de ayer se llevo a cabo un acto ominoso en el ominoso Campo militar número 1. Un acto diseñado no para abrir una hoja de ruta hacia la verdad y la justicia sino para conseguir una absolución de las fuerzas armadas y del Estado mexicano.

No se puede iniciar un proceso de búsqueda de la verdad con el planteamiento de Reconciliación. El periodo que va de 1965 a 1990 (lo que abarca la actividad de la Comisión de la Verdad) no es el de una guerra sucia sino de una actuación ilegal, inhumana, alevosa, violatoria de todo derecho humano. Una orgía de sangre llevada a cabo por el Estado mexicano y sus brazos fundamentales las fuerzas armadas y una estructura paramilitar llamada brigada blanca, formada por policías y militares (¿También se pondrá en el Monumento el nombre de alguno de ellos que haya muerto “cumpliendo” su deber?). Reconciliar significa un perdón mutuo, ante los excesos.

Pero resulta que una de esas partes era el Estado y sus fuerzas armadas y nunca puede establecerse un criterio de similitud entre lo que hace el Estado y lo que hacen los que luchan en contra de él, no importa la manera en que lo hagan, porque la obligación del Estado era en dado caso detenerlos y presentarlos frente a un juez para ser juzgados, no desparecerlos u organizar los vuelos de la muerte; más aún si tomamos en consideración que una buena parte de los detenidos-desaparecidos de ese periodo eran gente sin ningún vínculo político con las fuerzas que se levantaban contra el Estado. Tenía la “desgracia” de apellidarse Cabañas o Barrientos o ser familias campesinas que vivían en las regiones por las que las fuerzas armadas consideraban que había pasado Lucio Cabañas.

Ahora con la simulación del día de ayer se otorga el perdón antes de que se inicie la investigación. O sea, ya no importa la investigación. Las fuerzas armadas actuaron por disciplina militar y el responsable se pierde en la bruma de la cadena de mando. Al final ellos también fueron víctimas.

Y, entonces se borra toda responsabilidad del Estado. Un paréntesis, si se dice que desde hace años la región de la sierra donde habitan los rarámuris esta controlada por un criminal, existe dos posibilidades de analizar esa declaración. Si la hace un investigador o periodista pues se entiende de una manera si la hace el presidente y ya lleva casi 4 años de gobierno, la declaración se vuelve cristalina y se convierte en… complicidad por decirlo suavemente.

Indudablemente que en el acto hubo un discurso claro y preciso que fue el que hizo la querida Alicia de los Ríos, hija de dos detenidos-desparecidos, Alicia de los Ríos y Enrique Pérez Mora, y sobrina de la querida y siempre recordada luchadora social Martha de los Ríos, pero desgraciadamente sus palabras se perderán frente a lo expresado por el general Luis Cresencio Sandoval:
“Con orgullo les expreso que el propio mandatario autorizó inscribir los nombres de militares fallecidos con motivo de los hechos del pasado en el Monumento a los Caídos de las Fuerzas Armadas, como un tributo y un sentido homenaje a los soldados que cumplieron con su deber aún a costa de su vida”.

Hace muchos años Jacques Derrida escribió que “sólo se puede perdonar los imperdonable”, lo cual es una paradoja. Pero en dado caso eso no lo puede decidir nadie más que la persona que sufrió la acción por la que se pide perdón (o los que viven esa agresión de manera continuada). No lo puede decretar un gobernante. Y, creo que, normalmente, si eso sucediera debería ser el final de todo un proceso en el que la Verdad y la Justicia sean una especie de hilo de Ariadna.

Pero si los militares (y la Brigada Blanca, por lo tanto) actuaron en defensa de la patria y dieron su vida por ese alto precepto (bueno por lo engolado de la voz parece que así lo creen), entonces todos tienen que pedir perdón por igual.

Todo eso lo que busca es volver a victimizar a las víctimas. Y una vez más muchos se preguntarán pero que necesidad, para que ahondar más el dedo en la llaga. Pues la respuesta es la misma de siempre; porque piensan que lo pueden hacer sin ningún costo. Piensan que han construido un entramado que les ahorrará costos.

Y, como siempre, eso no depende de su voluntad. Los familiares de los detenidos-desaparecidos políticos de ese periodo de la vida de México tendrán la última palabra. Por lo pronto un abrazo solidario a HIJOS México y en especial a Tania Ramírez, Pavel Ramírez (hijos de Rafael Ramírez Duarte) y a Sara (esposa de Rafael), nitos de una mujer admirable y adorable Delia Duarte.

Fuente:
https://www.facebook.com/1839549559/posts/pfbid05Jx4HfVMCKoY6MmSkDZNc2cYqTv1tfRRX7m9dKEwYDL66wXCqB9hPcYTwFKZtFk4l/

Acerca de POZOL COLECTIVO

Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top